EL DESCUBRIMIENTO.  ¿ UN GENOCÍDIO ?.

 

Sigo teniendo problemas con la capacidad de decir estupideces que tienen personas en la primera línea de la política actual,  que han alcanzado por activismos populistas sin que detrás haya la más mínima formación y cultura;  y que como es lógico nos van a conducir durante éstos años que mantengan sellado el trasero al sillón de mando,  donde se encuentran tan fuera de lugar como un asno en el hipódromo de Ascot;  a un espectáculo surrealista del vacío cerebral.

Hoy me quiero referir a la cretina definición que se atreve a hacer la Sra. Colau,  como un genocidio, al fenómeno global del descubrimiento de América  por los españoles y su repulsa por tanto a la celebración del 12 de Octubre como Día de la Hispanidad.

En primer lugar no entiendo como esa Sra. que tiene en la poltrona de al lado precisamente a un argentino, largue tamaña necedad pues para empezar las primitivas etnias argentinas desaparecieron sin influencia más que de ellas mismas y todo el mundo sabe que el pueblo argentino siempre ha soñado ser la Europa sudamericana,  imitando arquitectura,  urbanismo,  costumbres y maneras desde la inmigración que tuvo el país de españoles, italianos y alemanes.

Pero el descubrimiento fu otra cosa muy diferente.  Claro que en todas las épocas,  en las invasiones,  se cometían verdaderas barbaridades,  y de eso los paises europeos y occidentales en general sabemos mucho;  pero tratar de genocida el descubrimiento es haber perdido la razón,  envenenando además a la gente para fomentar más odio y tensión social.

En mis viajes a Sudamérica y estudios históricos,  que la Sra. Colau,  por supuesto no tiene;  he coincidido con residentes en que muchos países de la zona,  precisamente tuvieron la suerte de que fuéramos los españoles los que protagonizáramos el descubrimiento y la posterior colonización;  y me explico:  Los españoles,  quizás por fogosos y latinos,  mezclamos inmediatamente nuestra sangre creando por tanto una nueva sociedad mestiza o mulata;  mientras la Reina Isabel la Católica promulgó una Ley prohibiendo la esclavización de los pueblos colonizados,  por lo que siempre se trató a la gente como sometidos y trabajadores,  pero nunca como esclavos;  y por último bajo la Cruz jesuítica y religiosa;  quizás sí se evangelizara a la gente,  pero a su vez se materializó un proceso de culturización que dió lugar,  no solo   a la literatura de Garcilaso de la Vega  el Inca,  si no a todo el arte barroco y colonial que desembocó en la Escuela Cuzqueña,  desafiando a las más prestigiosas escuelas europeas;  permitiendo además la introducción en la pintura y escultura todos aquellos íconos y simbolismos tradicionales de los pueblos y culturas indígenas.

La Sra. Colau y sus coleguis de barrio deberían tal vez preguntarse porqué la arquitectura y ordenación de las ciudades de Quito,  Lima,  Cuzco,  Cartagena,  Guayaquil,  Arequipa y tantas otras;  están consideradas Patrimonio de la Humanidad por UNESCO.  Y deberían saber además que si  el descubrimiento lo hubieran protagonizado portugueses,  ingleses,  holandeses o franceses;  donde ellos hubieran puesto el pié,  no hubiera quedado absolutamente nada.  Y si no baste tan solo el ejemplo de la aniquilación de todas las culturas indias norteamericanas,  o lo que quedó de las Antillas holandesas o cuánto patrimonio de la humanidad y cultura dejaron los portugueses en Brasil.

Y eso sin entrar a valorar lo que los ingleses también hicieron con los aborígenes en Australia o los mahories en Nueva Zelanda.  Y para no extenderme tan solo decir que la Sra. Colau asiste desde la mesa de su casa cada noche a las noticias de la televisión de los genocidios a día de hoy  en las tribus africanas o del medio oriente;  y sin embargo de todo ello no se exclama;  quizás porque no es España.

Y cabe incidir también en que los incas,  previamente a nuestra llegada,  habían arrasado ya a todas las civilizaciones anteriores andinas,  al igual que los aztecas eliminaron a todas las culturas mesoamericanas;  razón por la que fue precisamente Atahualpa,  y la Pachamama,  quién demandó la ayuda española en sus luchas internas por el poder y si no;  de cuándo a qué  Pizarro , Orellana  y demás hubieran podido dominar en un país hostil a centenares de miles de indígenas tan solo con unos centenares de soldados y caballos.

Creo que ha sido mi obligación salir al paso de atentados históricos y culturales como el de la Sra. Colau,  por el tan dañino efecto que puede producir entre la gente que se cree lo que le cuentan,  alimentando la toxicidad ambiental que al final desemboca en desencanto y violencia social.  Y tan solo un apunte jocoso ante la reivindicación de que Cristóbal Colón pudiera ser catalán,  razón por la que debiera  permanecer calladita,  no fuera que el jefe de los genocidas fuera un catalán.

El pueblo español y el catalán,  nos podemos tal vez permitir la equivocación enorme de haber votado a semejantes personajes;  pero lo que es más preocupante es que el error puede ser catastrófico si encumbramos al poder a incultos e indocumentados.

Deseo fervientemente que el tiempo trasncurra rápido y podamos corregir el desvarío actual.

 

Mariano Gomá.

Académico de la Real Academia de Bellas Artes

de San Fernando.mariano-goma-001